• Emilia Tavernier Gamelin
  • Venerance Morin Rouleau
  • La obra de las Hermanas de la Providencia en Chile se sustenta primeramente en el accionar del Espíritu de Dios mediante personas que fueron dóciles y colaboradoras de su misión en el mundo. La llegada de la Congregación a Chile no fue planificada, al menos por una programación humana. Acontece un 17 de Junio de 1853, en medio de aparentes casualidades,que más tarde sellarían los acontecimientos históricos con que Dios fue llamando a descubrir sus planes. Así, el carisma de la Providencia llega a estar presente en la historia de la Iglesia chilena en forma protagónica. La obra a nivel mundial fue animada por Emilia Gamelin, rostro de la Providencia de Dios, y en Chile la providencia actúa mediante el espíritu fuerte y creativo de Bernarda Morin. Ambas son las gestoras de un proyecto que hoy florece en diversas obras, especialmente de servicio a los más pobres y necesitados en diversos lugares del mundo, guardando la pureza y fidelidad al carisma fundacional.

    Nacimiento del servicio Providencia…

    Ayer, Las Fundadoras se volvieron hacia los más pobres, a los habitantes de las periferias sociales. Hoy, para quienes compartimos la espiritualidad Providencia (religiosas y laicos), los pobres tienen esos rostros antiguos, pero también nuevos rostros: son las personas y los grupos que no alcanzan a satisfacer sus necesidades esenciales, las víctimas de la injusticia, especialmente las rechazadas, las marginadas, las sin voz, las carentes de afecto, las que viven lejos de Dios.